En Destacadas

El papá de Gabriela González, hace más de 30 años, encendía su Ford Falcon todas las mañanas para llevar a su hija desde barrio Los Plátanos hasta la República de San Vicente, barrio donde está la escuela secundaria “Domingo Faustino Sarmiento”.

Ella quería ir a ese colegio por la orientación educativa de la institución, ya que según cuenta “me gustaban mucho las matemáticas”. Y ahí se enamoró de la física y lo que siguió ya es noticia mundial. Coordinó el proyecto que está en condiciones de renovar y generar una nueva astronomía.

Es que Gabriela encabeza un equipo de más de 100 científicos mundiales que trabajan para el laboratorio Laser Interferometer Gravitational-wave Observatory (LIGO) y ellos verificaron la hipótesis de Albert Einstein sobre la existencia de ondas gravitacionales.

LIGO, que tiene dos laboratorios en Estados Unidos, cuenta con los servicios de González en la base que posee en Louisiana.

Ella, que nació en barrio ATE, fue al colegio primario Luterano Concordia y se recibió en la Universidad Nacional de Córdoba, dedicó mucho tiempo para corroborar las pequeñas vibraciones en el espacio – tiempo que transportan información sobre el movimiento de los objetos en el universo.

Y este miércoles, en horas de la mañana, recibió de manos del intendente Ramón Mestre la estatuilla que replica la figura del fundador de la ciudad de Córdoba.

Con el premio “Jerónimo Luis de Cabrera” en la mano, Gabriela dijo sentirse “muy honrada cuando observé la lista de los otros premiados”.

La astrofísica mediterránea, que no pudo asistir a la ceremonia que tuvo lugar en julio en el teatro San Martín por motivos profesionales, acudió al despacho principal del Palacio 6 de Julio acompañada por su padre Pedro González, quien representó a su hijo en la velada de gala del mes pasado.

El largo viaje que Gabriela inició a bordo del viejo coche paterno tiene una nueva escala: este jueves recibe el premio Doctora Honoris Causa de la Universidad Nacional de Córdoba.

Y sobre traslados, se le preguntó si con éste descubrimiento era posible viajar en el tiempo. “Siempre viajamos en el tiempo, hacia el futuro”, respondió.

 

Empezá a escribir y presioná Entrar o apretá el botón para buscar