En Noticias, Prensa y Difusión
  • Fueron las organizaciones barriales de Poeta Lugones y Ampliación Poeta Lugones, Villa Allende Parque y Villa Urquiza.

Recuperar y hacer los barrios mejores para vivir es un deseo de los habitantes y una prioridad para la Municipalidad de Córdoba. Por eso es tan importante que cada centro vecinal elija sus autoridades y esos dirigentes tengan fuerza y representación real en cada cuadra.

En ese sentido, el pasado domingo 29 renovaron sus autoridades los centros vecinales de Poeta Lugones y Ampliación Poeta Lugones, Villa Allende Parque y Villa Urquiza. En total, las elecciones movilizaron a las urnas a 2.441 personas. Y de esa manera se construye la Capital Social: sumando a la gestión municipal las capacidades de los vecinos comprometidos.

Desde 2011 se busca generar participación real en los barrios de la ciudad. En ese año, solamente el 38 % de los centros vecinales estaba regularizado y apenas había 30 procesos electorales al año.

En 2017, el panorama era muy distinto: el 93.5% de los centros vecinales estaban regularizados; se dieron 106 procesos electorales y participaron 48.498 vecinos.

A mediados de 2016 también se lanzó el Plan de Metas Vecinal, con la idea de sumar planificación a las propuestas barriales. Y se instala progresivamente una modalidad de debate entre los candidatos a presidente de las sedes vecinales.

En septiembre de ese año también, la Municipalidad de Córdoba implementó la Boleta Única de Sufragio (BUS). Una medida que brinda igualdad entre las distintas agrupaciones, ya que el municipio provee las boletas y se hace cargo de los gastos de impresión. En forma complementaria, las actas se suben al portal de Gobierno Abierto Municipal, facilitando el control de los resultados.

Articular y participar

Una vez elegidas las autoridades, se puede gestionar la construcción o mejora de la sede vecinal, la extensión de la red de luminarias o calles asfaltadas, entre muchas otras necesidades locales. Incluso pueden ingresar al Presupuesto Participativo, por el cual los vecinos priorizan las obras y servicios más necesarios de ejecutar.

En 2017 se realizaron más de 40 obras en sedes, junto con el asfaltado de calles, cordón cuneta y colocación de semáforos, por citar algunas acciones. En los barrios, los centros de participación comunal (CPC) ayudaron a la desconcentración administrativa y el fortalecimiento de una ciudadanía activa.

Un claro ejemplo de ello es el proyecto de Parques Educativos, que desde la idea involucra a los vecinos, en la planificación y en la obra concreta. De esta manera, cada uno de los centros vecinales es considerado un nodo de trabajo en red entre el estado municipal y sus vecinos dentro de la Capital Social.

Empezá a escribir y presioná Entrar o apretá el botón para buscar