En Destacadas, Noticias, Prensa y Difusión
  • Mejoras sustanciales para los vecinos del Norte de la ciudad.
  • También se construyeron badenes de hormigón.

Ramón Mestre, intendente de la ciudad, inauguró la nueva obra de cordón cuneta en barrioi Guiñazú. En ese sentido, se concluyó la ejecución de cordón cuneta a lo largo de 225 metros de calle El Guardamonte, entre calle El Cabresto y La Caronilla,  con una bocacalle de hormigón, en calle El Guardamonte esquina La Caronilla. También se construyó el cordón cuneta a lo largo de 210 metros de calle Nuestra Señora de los Milagros entre El Cabresto y La Caronilla,  con una bocacalle de hormigón, en Nuestra Señora de los Milagros y La Caronilla. Al mismo tiempo se hizo el cordón cuneta a lo largo de 360 metros de calle La Caronilla, entre calle El Cabresto y La Caronilla. En total, se trata de 8 cuadras.

“Ustedes saben que cuando trabajamos juntos hacemos cosas grandes. Y ese es el valor de esta obra. Y ¿por qué digo juntos? Porque ustedes decidieron esta obra a través del presupuesto Participativo y juntos la llevamos a cabo. Esta es una herramienta hermosa, porque los incentiva a sumarse, a ponerle voz a los sueños y eso es lo mejor. Más aún, cumpliendo con la palabra”, dijo Mestre.

Además, el intendente dijo: “Les agradezco y los felicito por comprometerse; solo así vamos a tener todos los días una ciudad, una provincia y un país un poquito mejor”.

La inversión se acercó a los cuatro millones y medio de pesos. Con esta obra se logró una significativa mejora en las condiciones del drenaje superficial de aguas pluviales, como así también para el tránsito vehicular, peatonal y sus conectividades, reduciendo además los costos de mantenimiento.

Guiñazú tiene un largo parque lineal al costado del ramal del Ferrocarril Belgrano y están la ciclovía y las canchas deportivas. La estación del Ferrocarril Belgrano fue construida en 1880 y alberga al CPC.

Más obras en Guiñazú

Dentro del programa de Nuevas Centralidades, en barrio Guiñazú se destinaron más de 5.500.000 pesos. Las obras consistieron en  intervenciones en su plaza principal, donde se colocaron las nuevas veredas y se instalaron equipamientos del mobiliario urbano. Al mismo tiempo, desde la plaza hacia las oficinas del CPC Guiñazú se uniformó el lenguaje arquitectónico con un solado nuevo, lo que fortaleció el espacio para peatones. También se pusieron veredas táctiles para personas con discapacidad y se dotó al barrio de nuevas señalizaciones en las paradas del transporte urbano. La intervención urbana, que también implicó la puesta en valor del complejo edilicio y la actividad comercial, incluyó la provisión de lámparas Led.

Empezá a escribir y presioná Entrar o apretá el botón para buscar