En Destacadas, Noticias, Obras, Prensa y Difusión
  • Será en el marco del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española.
  • Se hicieron prácticas específicas de restauración conservativa.

El intendente Ramón supervisó este jueves los tramos finales de una tarea muy intensa y específica sobre la arquitectura e instalaciones del Cabildo Histórico. De esta manera, la Municipalidad de Córdoba se prepara para recibir el Festival de la Palabra, en el marco del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española.

En el Cabildo se restauró la cubierta, se pintaron los muros externos e internos, las galerías y los patios. Al  mismo tiempo, se recuperan las aberturas y todas las tareas estarán listas en las próximas horas. Un dato para tener en cuenta es que, inicialmente se concretó una profunda tarea de inspección y se trabajó en base a las normativas que establecen el cuidado del patrimonio histórico, por lo cual la labor demandó un tiempo más prolongado para no dejar de observar cada detalle.

Se tomaron muestras para evaluar cada componente y luego decidir la forma de encarar el proceso de restauración conservativa. Un caso que describe esa situación es la intervención que se llevó a cabo en las puertas de madera que se encuentran sobre el ingreso de calle Independencia. En la primera de ellas – que es la que más próxima se encuentra a la Catedral- persiste la faena y antes del fin de semana estará lista.

Una Pelopincho en el Cabildo

Mestre también visitó “La Sala que Habito”, un espacio de la planta baja del Cabildo donde tiene lugar la experimentación artística. En ese lugar, desde febrero y hasta abril, el villamariense cordobés Esteban Martínez intervendrá con el “Suquía Social Club”. Esta iniciativa, que cuenta con artistas invitados que asisten periódicamente, explora la modalidad en qué se produce sentido en el campo de contemporáneo, buscando nuevas maneras de nuclear artistas, obras, procesos, conocimientos, lugares, historias, contexto, clima, juego y deseos.

Como la actividad es en período estival, a Martínez le pareció una buena idea (provocadora y estimulante) instalar una pileta de lona Pelopincho, asociado inevitablemente a la infancia veraniega de los argentinos que tuvieron patio en su casa. La idea es mixturar los tiempos del arte, el ocio y el verano.

Galería

Empezá a escribir y presioná Entrar o apretá el botón para buscar