En Noticias, Prensa y Difusión
  • Hay miles de vehículos en estado de abandono, algunos desde hace más de 40 años.
  • Con la modificación de una ordenanza, el municipio busca dinamizar el trámite de registro, clasificación y comercialización de vehículos y chatarra.
  • Esto permitirá mejorar la limpieza y condiciones ambientales de los corralones, que en su estado actual generan un riesgo para la salud.

El intendente Martín Llaryora emprende la recuperación de los predios municipales con acumulación de vehículos y chatarra mediante su registro, clasificación y comercialización. Por tal motivo, el pasado 3 de enero el Ejecutivo Municipal presentó una propuesta para modificar la Ordenanza 12.203 en el Concejo Deliberante, que regula la disponibilidad y venta de los vehículos y chatarras que se encuentran bajo la custodia de la Municipalidad.

La Ordenanza 12.203 sancionada en el año 2013, establece que el Municipio podrá optar por la ejecución fiscal de la deuda motivada por infracción, el uso transitorio de los vehículos que se encuentren depositados en los corrales, a partir de los 45 días del ingreso a los mismos y hasta tanto se concluya el trámite para su disposición; o por la disposición administrativa definitiva a través de la subasta de los vehículos depositados. La Ordenanza está reglamentada por los Decretos Nº 2589/13 y Nº 4469/13.

Dicha norma establece la confección de inventario de los vehículos ingresados a los depósitos cada dos meses, para luego elaborar clasificar los bienes susceptibles de ser rematados, tanto los de uso municipal como los considerados chatarra. La modificación establece que los listados de bienes se realizarán de manera individual.

Aunque la normativa vigente avala al municipio para rematar chatarra de los corralones, dichas acciones nunca se realizaron. La modificación de la Ordenanza también buscará dinamizar el trámite y “realizar adecuaciones normativas peritentes que permitan proceder al desguace y destrucción de esta chatarra, su posterior compactación y remoción del depósito, arbitrando para ello un mecanismo ágil, seguro y transparente”.

En la mayoría de los casos, los miles de vehículos allí alojados se encuentran en avanzado estado de deterioro, y no han sido retirados por sus propietarios en tiempo y forma. Además, prolongadas estadías impiden el reconocimiento de los vehículos, los cuales no pueden ser identificados en los registros.

La medida busca no sólo la recuperación de los predios, además abogan por su limpieza para mejorar las condiciones ambientales de los corralones, que en su estado actual generan un riesgo para la salud.

Empezá a escribir y presioná Entrar o apretá el botón para buscar