skip to Main Content
Llaryora Visitó Los Murales De San Vicente Y Su Cementerio

Llaryora visitó los murales de San Vicente y su Cementerio

El 19 de junio pasado, el barrio de San Vicente cumplió 150 años. En ese marco, el intendente Martín Llaryora anunció un plan integral de obras, que se lleva adelante gracias al trabajo coordinado de diversas áreas del municipio, con un mismo objetivo: La recuperación de uno de los barrios más emblemáticos de la ciudad de Córdoba.

Estas acciones integran el Programa de Identidad Barrial, que tiene como objetivo poner en valor, destacar y distinguir la identidad de los barrios de la ciudad, rescatando su patrimonio cultural, tradiciones y riqueza histórica.

En ese marco, Llaryora visitó la intervención de siete murales que se realizan en simultáneo en San Vicente, en el marco del Programa  Arte de nuestra gente, de la Subsecretaría de Cultura.

El circuito de intervenciones muralísticas abarca desde la calle San Jerónimo hasta la Costanera, con la participación de grandes artistas locales: Lu Yorlano y Mariano Fernández (Lolo), Rocío Manzano y Anita Larese (Del colectivo Hacé Pintar), Daniel Socolocci, Antonela Yozio, Paulo Ahumada, Rodrigo Barbero, Juampi Liboá, Carolina Leiva e Ivana Navarro.

“Estamos recuperando los espacios públicos, no sólo en el centro de la ciudad, sino también en los barrios. Por eso es nuestra decisión intervenirlos, hacerlos funcionar, para que los vecinos tengan un espacio de calidad para visitar y disfrutar”, dijo Llaryora.

El jefe comunal también observó la culminación de la ciclovía en el sector, cuyo trayecto conecta al centenario barrio con el centro de la ciudad.

LA RAMONITA – Cementerio San Vicente
Llayora visitó la intervención en la tumba de la “La Ramonita”, ubicada en el Cementerio San Vicente, cuya restauración está a cargo de Adrián Manavella, artista y arquitecto de Córdoba.

Historia de “La Ramonita”

Ramona Moreno fue víctima de femicidio en mayo de 1934. Luego se extendió la versión de que “La Ramonita” (como se la empezó a llamar) era milagrosa y en lugar donde fue hallado su cuerpo se levantó una gruta que rápidamente se transformó en depositaria de generosas limosnas, pedidos y agradecimientos por milagros concedidos, a partir de la aparición de un escrito que decía: “Gracias finadita por el favor recibido”.

La noticia se extendió hacia otros barrios y salió también de la ciudad. Su tumba, se transformó en un improvisado altar donde los vecinos de la ciudad le rendían tributo.

San Vicente (10)


 

Compartir:
WhatsAppTelegramFacebookLinkedInTwitterShare
Back To Top